Otros

Mesas y sillas de aula

Las mesas y sillas del aula son un elemento básico del mobiliario escolar. Desde simples mesas de cafetería hasta mesas de actividades especializadas, los estudiantes necesitan una superficie plana y cómoda para trabajar juntos o solos.

Los asientos flexibles fomentan una variedad de técnicas de aprendizaje y ayudan a los estudiantes a sentirse más involucrados personalmente en su aprendizaje. También reduce los comportamientos sedentarios que pueden conducir a malos resultados de salud, como una vida más corta y una función cognitiva reducida, presión arterial más alta y enfermedades cardíacas.

Escritorios colaborativos

Mesas y sillas de aula

Mesas y sillas empaquetadas

Comprar muebles por separado puede resultar costoso, pero es posible ahorrar dinero comprándolos en juegos. Una forma de hacerlo es comprando mesas y sillas empaquetadas. Los paquetes contienen escritorios y sillas a juego, por lo que pueden usarse para amueblar un salón de clases, una guardería o un espacio para creadores. Estos paquetes facilitan a los educadores amueblar sus espacios y ahorran tiempo a la hora de comprar el mobiliario que necesitan para el aula.

Las mesas y sillas se pueden empaquetar de diversas formas, según las necesidades del cliente. Por ejemplo, si las bases de las sillas están pintadas o son de aluminio, se deben proteger de la abrasión durante el envío mediante una máscara de polietileno o una envoltura protectora cohesiva Cro-nel. Las sillas de cartón deben empacarse en una bandeja superior e inferior con un tubo y una banda para sellar el paquete. Las sillas deben estar rodeadas por una bolsa de polietileno de mil mil más pesada, como de 1.0 a 1.25 mil de espesor, a menos que las pruebas realizadas en el barco demuestren que la bolsa no es necesaria.

Es más probable que los estudiantes presten atención en clase si se sienten cómodos, por lo que es importante que puedan sentarse en sillas del tamaño adecuado. También es importante que las mesas en las que se sienten sean lo suficientemente altas para que puedan trabajar cómodamente. Una mesa de baja altura puede hacer que los estudiantes cuelguen los pies, lo que puede provocar dolor en las piernas y la espalda. Por este motivo, lo mejor es quedarse con un paquete que incluya sillas y mesas de la misma altura.

Mesas plegables

Desde tiempos inmemoriales, ha existido la necesidad de superficies planas prácticas para apoyar las actividades en las aulas. Hoy en día, las mesas siguen desempeñando un papel clave en el entorno de aprendizaje y están disponibles en una variedad de formas, tamaños y acabados para satisfacer las diferentes necesidades de los estudiantes. Los estudiantes disfrutan de configuraciones de muebles flexibles que les permiten colaborar o trabajar de forma independiente según la tarea.

Una excelente opción es una mesa escolar sencilla que permita a los estudiantes sentarse cómodamente y que pueda reorganizarse fácilmente para adaptarse a la actividad en cuestión. Estas mesas portátiles para el aula suelen estar hechas de polímeros, como plástico reciclado o melamina, para que sean duraderas y fáciles de limpiar. Algunos vienen con patas ajustables, lo que facilita que los niños pequeños lleguen al suelo.

Estas mesas de aula a menudo cuentan con un mecanismo abatible que permite plegar la mesa verticalmente cuando no está en uso para reducir el espacio de almacenamiento. También cuentan con paneles modestos que protegen las piernas de los estudiantes y son una opción ideal para aplicaciones institucionales. Por lo general, pueden acomodar computadoras portátiles y otros dispositivos electrónicos sin necesidad de soportes verticales adicionales, mientras que los orificios para la gestión de cables mantienen los cables perfectamente organizados y apartados.

Ya sea que opte por una mesa escolar plegable o un estilo de oficina más sofisticado, puede encontrarlas en una variedad de opciones de acabado que incluyen imitación madera, blanco y cromo. Algunos tienen una estructura de acero mientras que otros tienen una de aluminio o plástico. Independientemente del material, busque mano de obra y acabados de alta calidad que sean resistentes a rayones y manchas. Asegúrese de que el fabricante ofrezca una garantía que cubra la tela y el marco de la mesa en caso de que se dañe.

También puede elegir una mesa de aula móvil diseñada para usarse junto con taburetes y otros asientos alternativos. Estas versátiles mesas móviles permiten a los estudiantes aprender estando de pie o arrodillados, lo que puede ayudar con la postura y mejorar la concentración. También se pueden combinar con una estación para computadora portátil para brindarles a los estudiantes un lugar cómodo para investigar y escribir. Este tipo de mesa de aula flexible también puede ayudar a reducir el comportamiento sedentario, que se asocia con un mayor riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares y otras afecciones de salud como la osteoartritis y la apnea del sueño.

Mesas de utilidad

Desde tiempos inmemoriales existe la necesidad de contar con una superficie plana y práctica sobre la que sentarse o trabajar. Esta función básica sigue siendo un elemento crítico de los entornos de aprendizaje modernos, ya que las escuelas se esfuerzan por brindar a los estudiantes múltiples oportunidades para el trabajo colaborativo en grupo, individual y centrado en el maestro. Si bien es importante considerar una variedad de opciones de asientos alternativas, las mesas del aula son una parte fundamental de cualquier entorno de aprendizaje.

La característica que define el mobiliario escolar de calidad es que hace más que simplemente sentar a los estudiantes, proporcionar superficies y ofrecer almacenamiento. Es una herramienta de aprendizaje real, dice Legat Architects, con sede en Chicago. Su impacto es mucho mayor de lo que los líderes y el personal escolar pueden imaginar.

Una mesa de calidad debe ser lo suficientemente resistente como para soportar el peso de varios estudiantes, pero también debe poder ajustarse en altura para que los pies de un estudiante no cuelguen del borde. También debe ser lo suficientemente grande para que los estudiantes puedan esparcirse y sentirse cómodos.

Ya sea una mesa auxiliar móvil con almacenamiento incorporado o una mesa auxiliar de laboratorio móvil con superficies resistentes a productos químicos, las aulas pueden beneficiarse de estos muebles versátiles. Son perfectos para clases especializadas, como ciencias, que requieren espacios de trabajo especializados. Permiten que el instructor se mueva por la sala y al mismo tiempo permiten a los estudiantes colaborar y completar proyectos según sea necesario.

Las mesas auxiliares ajustables ayudan a los estudiantes a adaptarse a las proporciones de su cuerpo y están disponibles en una amplia gama de colores. También pueden equiparse con una bandeja para guardar los utensilios de escritura para que los alumnos no tengan que buscarlos cuando empiecen a escribir o dibujar.

Además de ajustarse al tamaño del estudiante, las mesas auxiliares se pueden ajustar para adaptarse a varios tipos de sillas. El tipo de ajuste más común es la altura del asiento. La altura ideal de la silla es el punto en el que el borde delantero del asiento se corresponde con la longitud funcional de la parte inferior de las piernas del estudiante. Esto se determina midiendo desde el suelo hasta la rótula del estudiante.

Además de la mesa tradicional del aula, los entornos escolares necesitan otros tipos de mesas para satisfacer las necesidades de los estudiantes e instructores. Por ejemplo, las mesas de la biblioteca pueden proporcionar a los estudiantes un espacio de estudio exclusivo y separado del ruido del aula. También pueden funcionar como un área de reunión informal para presentaciones en clase.

Tablas de actividades

Los estudiantes necesitan el mobiliario de aula adecuado para promover la interacción en las aulas y facilitar un entorno de aprendizaje productivo. Necesitan una variedad de formas y tamaños únicos que se adapten a las diferentes situaciones y niveles de edad dentro del aula. Esto incluye muebles flexibles, como escritorios y sillas, que se pueden reposicionar y reconfigurar para satisfacer una variedad de necesidades del aula.

Un ejemplo de mobiliario de aula flexible es una mesa de actividades. La forma única de estas mesas permite a los profesores interactuar más íntimamente con los estudiantes en grupos pequeños. También les permite moverse por la sala y brindar asistencia a todos los estudiantes según sea necesario. Además, estas mesas tienen la posibilidad de combinarse en grandes zonas de trabajo en grupo. Se pueden juntar y los extremos planos de las mesas se pueden presionar contra una pared para crear rincones de estudio o espacios de biblioteca.

Este tipo de mesas vienen en una variedad de tamaños y colores para que pueda seleccionar el estilo perfecto que combine con el diseño de su salón de clases. Por ejemplo, una mesa de actividades con forma de riñón es ideal para grupos más pequeños y tiene un corte en el medio para permitir una fácil interacción entre profesor y alumno. Una mesa de actividades en forma de herradura también es una excelente opción para actividades de grupos más grandes.

Otra consideración importante para el mobiliario escolar es la durabilidad. A diferencia de las mesas genéricas que se fabrican con tableros de partículas de baja calidad y cuentan con una banda de borde de 1/8 de pulgada, las mesas de actividades de Smith System están hechas con un laminado duradero y resistente a los rayones. Están fabricados para años de uso y están respaldados por una garantía de 12 años.

Otros factores a considerar al seleccionar las mejores mesas para su salón de clases incluyen la seguridad, el diseño y el precio. Puedes encontrar mesas con patas desmontables que son una gran opción para los bebés que recién están descubriendo el mundo y quieren gatear, pararse y caminar. Algunos también vienen con asientos, que se recomiendan una vez que los niños puedan sentarse erguidos sin ayuda y estén listos para un aprendizaje más estructurado.

Las mesas y sillas adecuadas para el aula pueden tener un impacto significativo en el compromiso, la colaboración, la participación, la retroalimentación y la estimulación de los estudiantes. También pueden promover un entorno de aprendizaje activo, positivo y saludable y fomentar una mentalidad proactiva.