Otros

Cómodas sillas y mesas para el salón de clases

Los estudiantes pasan la mayor parte del día sentados, por lo que es importante que las sillas y mesas del salón de clases sean cómodas y de apoyo. Los asientos incómodos pueden provocar problemas de espalda y cuello, y eso afecta el aprendizaje.

Las combinaciones de silla y escritorio para estudiantes combinan un asiento y una superficie de escritura para ofrecer una opción de asiento compacta. También son fáciles de apilar y almacenar para el personal de limpieza cuando no están en uso.

sillas y mesas de aula

sillas y mesas de aula

1. Diseño

Las investigaciones actuales apoyan la idea de que muebles de aula escolar influye en el compromiso, la salud y la concentración de los estudiantes. La forma en que está configurada un aula afecta la pedagogía del instructor y la forma en que los estudiantes interactúan entre sí, por lo que es importante que las sillas y mesas del aula estén bien diseñadas.

Ya sea que los instructores usen configuraciones de estilo de conferencia con asientos fijos o entornos más colaborativos, los muebles del aula deben diseñarse para fomentar la interacción entre los estudiantes y ayudar a los maestros a facilitar proyectos y presentaciones grupales. Es más probable que los estudiantes que se sientan en mesas redondas se comuniquen entre sí y participen activamente durante las lecciones, mientras que los que están sentados en filas de muebles fijos en el aula tienden a escuchar las conferencias con menos atención (Brooks, 2012).

Cuando se trata de elegir sillas para el aula, no hay escasez de opciones, desde diseños tradicionales de madera hasta sillas de trabajo flexibles para el aula que se pueden ajustar a diferentes alturas para acomodar a los estudiantes durante sus años escolares. Algunas sillas de aula tienen un anillo para los pies para que los estudiantes descansen los pies si los asientos son demasiado altos, lo que evita que se sientan incómodos cuando están sentados en ellos durante largos períodos de tiempo.

Las mesas también vienen en una variedad de estilos, desde las plegables compactas que son fáciles de almacenar y configurar cuando es necesario, hasta versiones más grandes con patas extensibles para una mayor estabilidad. Muchas de estas mesas cumplen con ADA, lo que significa que cumplen con los estándares federales de accesibilidad para estudiantes con discapacidades.

Al seleccionar las opciones de asientos activos, los educadores deben tener en cuenta que los estudiantes pueden estar emocionados o incluso aprensivos al principio cuando se les presentan estas herramientas del aula. Para ayudar a garantizar que se sientan cómodos usando estas opciones de asientos, los instructores pueden establecer reglas básicas desde el principio sobre cómo y cuándo se pueden usar.

2. Comodidad

Los estudiantes pasan la mayor parte del día escolar sentados, por lo que necesitan sillas y mesas para el salón de clases que los mantengan cómodos durante todo el período. Los cómodos asientos y mesas ayudan a los estudiantes a concentrarse en la lección de su maestro, en lugar de en su incomodidad o dolor. Las alturas adecuadas de sillas y mesas también aseguran que los estudiantes puedan sentarse con una buena postura.

Varios estudios han demostrado que los estudiantes aprenden de manera más efectiva cuando pueden ajustar sus muebles para adaptarse a su tipo de cuerpo y posición de trabajo preferida. El uso de escritorios y sillas ajustables en el aula y asientos alternativos que admitan diferentes estilos de aprendizaje, como estar de pie y sentarse activamente, es una excelente manera de cultivar la participación de los estudiantes y fomentar un mejor rendimiento académico.

Las sillas de aula tradicionales tienen un diseño de cuatro patas que brinda estabilidad y apoyo, pero pueden ocupar mucho espacio cuando están en uso. Los que son apilables ahorran espacio y permiten a los profesores trasladarlos fácilmente a otras áreas del aula cuando no son necesarios.

Las sillas vienen en una variedad de colores y la mayoría están disponibles con cojín de asiento, respaldo o ambos. Pueden tener un asiento de plástico duro o una opción más suave y acolchada que sea adecuada para estudiantes más pequeños o niños con piel sensible. Muchos modelos están diseñados con estructuras reforzadas y nervaduras internas para mejorar la resistencia y la durabilidad.

La mayoría de las sillas de aula tradicionales están construidas con remaches ocultos para evitar exponerlas a las manos sensibles de los estudiantes, pero pueden requerir un montaje básico. Esto consume menos tiempo cuando se compran en juegos, que a menudo es la mejor opción para las escuelas. Algunos tipos de sillas para el salón de clases, como los taburetes y las sillas para sentarse activas, vienen completamente ensambladas.

3. Seguridad

La cantidad de tiempo que los estudiantes pasan sentados cada día es significativa, por lo que es importante considerar el impacto en su salud musculoesquelética y su postura. El uso de sillas y mesas en el aula que favorezcan una buena postura y movimiento puede ayudar a prevenir daños a largo plazo en la espalda. Las sillas escolares deben tener el tamaño adecuado para adaptarse al cuerpo de los estudiantes, y la altura de las mesas debe coincidir con los asientos de las sillas para evitar tensión en las piernas.

Las características de seguridad de los muebles para el aula incluyen una construcción duradera con esquinas redondeadas; diseño sin enganches para evitar atrapar la ropa o el cabello; y sin remaches expuestos o cabezas de pernos que puedan ser pellizcados o enganchados por la ropa, los dedos o los pies de los niños. Algunas sillas de clase tienen deslizadores de piso de nailon, que evitan daños en los pisos y se deslizan más suavemente que las patas de las sillas tradicionales de cuatro patas. Otras opciones incluyen la base de trineo y los estilos de silla en voladizo que son apilables para el almacenamiento y la limpieza diaria.

Los niños pueden ser desordenados, por lo que es útil buscar mesas con tapas de plástico duro o laminado que sean fáciles de limpiar y limpiar. Estas superficies de mesa son una opción inteligente para niños en edad preescolar y jardín de infantes, que tienen más probabilidades de ensuciar con pegamento, marcadores, crayones o brillantina. Los estudiantes mayores pueden usar un escritorio con una superficie más dura, como madera o laminado de alta calidad, que resista el desgaste de bolígrafos, lápices, brújulas y tijeras.

Además de las sillas escolares estándar, vale la pena explorar opciones de asientos flexibles, como taburetes que se tambalean y mecedoras que alientan a los estudiantes a moverse y cambiar su peso mientras están sentados, promoviendo una mejor circulación y fuerza central para una atención más enfocada en clase. Estos tipos de asientos activos también pueden mejorar el aprendizaje al fomentar un enfoque de instrucción más colaborativo y basado en grupos.

4. Materiales

Las sillas escolares se construyen con una variedad de materiales, aunque los polímeros y los plásticos se han convertido en la opción dominante para el mobiliario de las aulas en la mayoría de las instituciones. Las sillas de aula de plástico duro ofrecen asientos duraderos y, por lo general, resisten la electricidad estática para mejorar la comodidad de los estudiantes. Algunas sillas escolares de plástico duro tienen un diseño de asiento más flexible, mientras que otras tienen un asiento y un respaldo más rígidos para un soporte más rígido. Las sillas de aula apilables son fáciles de transportar y almacenar, y la mayoría de los estilos cuentan con un asa integrada en el respaldo o el asiento para levantarlas y moverlas cómodamente.

El metal y la madera son otros materiales populares para sillas de aula. Por lo general, las sillas de madera tienen un aspecto más tradicional que combina con la mayoría de la decoración de interiores. Muchas sillas escolares de madera cuentan con la certificación GREENGUARD [GOLD], lo que significa que cumplen con estrictos estándares de salud y seguridad para el uso de los niños. Las sillas escolares de metal generalmente vienen en un acabado cromado o con recubrimiento en polvo, según las preferencias estéticas.

Por lo general, las sillas para el salón de clases tienen bases de cuatro patas que brindan un asiento estable en pisos duros. También pueden tener deslizadores de piso de nailon para evitar daños en los muebles y reducir el ruido. Los deslizadores están disponibles en varios tamaños para adaptarse a diferentes tipos de pisos y condiciones de superficie, incluidos pisos de linóleo, baldosas, alfombras y madera dura encerada. Algunas sillas tienen bases de trineo que se mueven fácilmente sobre la alfombra, mientras que otras tienen deslizadores autoajustables que se ajustan para crear un espacio de trabajo nivelado.

Algunas sillas escolares incluyen una canasta de libros o estante para libros opcional, que ayuda a mantener los escritorios de las aulas ordenados. Varias sillas de recolección también están diseñadas con un gancho para mochila para ayudar a reducir la cantidad de equipos y suministros que deben transportarse de un lugar a otro en el aula. Muchas sillas de aula ofrecen un asiento y un respaldo con textura para mejorar la resistencia al deslizamiento.

5 Movilidad

Proporcionar a los estudiantes la opción de moverse y participar activamente en la disposición de los asientos en el aula apoya el aprendizaje. Los estudiantes que tienen la libertad de sentarse, pararse, mecerse y descansar en una silla cómoda o en un escritorio para estudiantes se sienten más involucrados personalmente en su aprendizaje y experimentan una actividad cerebral mejorada que aumenta la comprensión y la retención.

En un entorno de aula flexible, el profesor puede asignar asientos y mesas según sea necesario para el trabajo en grupo, las conferencias y las tareas individuales de los alumnos. Las mesas de aula modulares están disponibles en diferentes formas y tamaños y se pueden mover fácilmente sobre ruedas suaves para adaptarse a nuevas configuraciones según sea necesario durante el día escolar. Algunos juegos de mesas y sillas para el salón de clases ofrecen una parte superior de pizarra blanca para actividades de lluvia de ideas y prácticas, mientras que otros tienen elegantes cubiertas laminadas que se adaptan a cualquier decoración.

La mayoría de las sillas de aula se clasifican por la altura de su asiento en lugar de la altura total para acomodar a diversos alumnos de todos los tamaños. Muchos modelos cuentan con un respaldo totalmente ajustable que se puede subir o bajar para crear un ajuste personalizado, y algunos tienen un asiento inclinable para una posición ergonómica de la persona que se sienta. Muchos también giran 360 grados para líneas de visión claras entre los estudiantes y el instructor o el contenido visual.

Algunas sillas de aula tienen un compartimento de almacenamiento de libros incorporado para reducir el desorden en el aula y facilitar a los estudiantes el acceso a sus útiles. Varias colecciones tienen una cesta para libros o un estante para libros como complemento opcional para simplificar aún más el almacenamiento y el transporte. La mayoría de las colecciones de sillas para el aula han recomendado límites máximos de apilamiento y muchas ofrecen una plataforma rodante para sillas diseñada a medida para un soporte de elevación y movimiento seguro y conveniente. Los juegos de mesa y sillas para el aula empaquetados son una opción que ahorra tiempo para equipar todo un aula, una guardería o un espacio de trabajo.