Silla de oficina

Cómo elegir una silla de escritorio de malla

silla de escritorio de malla

La silla de escritorio de malla es un elemento de mobiliario de oficina muy demandado. Se suele utilizar en oficinas por su transpirabilidad y comodidad. Sin embargo, no es la silla ideal para todos los trabajadores.

La malla es difícil de limpiar. Es difícil pasar la aspiradora y limpiar con productos de papel o una toalla de tela puede ensuciar la silla.

comodidad

Hay algunos tipos diferentes de sillas de trabajo de malla entre los que puede elegir. Estos incluyen sillas que tienen un respaldo completo de malla y aquellas que están completamente tapizadas. Ambos pueden resultar cómodos, pero hay algunas cosas a tener en cuenta a la hora de elegir uno. Una silla de malla será más transpirable que una tapizada, lo que puede ayudarte a mantenerte fresco. También será menos costosa que una silla de cuero, lo que puede convertirla en una excelente opción para la oficina.

La principal desventaja de una silla de malla es que tiene poco o ningún acolchado en el asiento. Esto puede causar molestias después de estar sentado en la silla durante un período de tiempo prolongado. La falta de un cojín suave también puede provocar dolor e incomodidad en el área del coxis. La mejor manera de evitar estos problemas es buscar una silla que tenga un cojín de espuma en el asiento.

Otro problema que muchas personas encuentran con una silla de escritorio de malla es que la tela se puede estirar o encoger mucho con el tiempo, lo que puede hacer que el asiento se hunda. Esto puede ser incómodo y puede hacer que el usuario sienta que está flotando cuando se sienta en la silla. La mejor manera de evitar este problema es buscar una silla de malla que esté hecha de un material de alta calidad.

Las mejores sillas ergonómicas de malla tendrán un soporte lumbar diseñado para seguir la curva natural de la columna. Estos soportes evitarán dolores de espalda y te ayudarán a mantener una buena postura mientras trabajas. También debe buscar una silla que tenga una función de ajuste de altura para que pueda cambiar la posición del soporte lumbar para satisfacer sus necesidades.

silla de escritorio de malla

silla de escritorio de malla

Durabilidad

Una silla de malla puede ser muy duradera cuando se construye correctamente. Este tipo de silla de oficina generalmente presenta una membrana transpirable que se estira a través de un marco de asiento o respaldo de metal o plástico y se sujeta en su lugar. Algunas sillas usan un armazón separado para el asiento y el respaldo, mientras que otras tienen ambas partes de la silla como un armazón continuo. La mejor silla de oficina de malla tendrá una estructura esquelética diseñada para sostener el cuerpo y promover una buena postura.

Las sillas de trabajo de malla tienden a ser mucho más livianas que sus contrapartes de cuero y tapicería. Debido a esto, son fáciles de mover por la oficina cuando es necesario. También tienden a ser más fáciles de limpiar que otros tipos de sillas de trabajo. En caso de derrame, la mayoría de las personas simplemente pueden limpiar el asiento con un paño y un poco de agua jabonosa. Como resultado, muchas empresas optan por comprar este tipo de silla de escritorio para sus oficinas.

Aunque una silla de malla es muy duradera, puede resultar incómodo sentarse en ella con el tiempo. Esto se debe a que el material transpirable puede dificultar que la silla se adapte a la forma del trasero del usuario. Con el tiempo, esto puede conducir a una plataforma hundida donde descansa el trasero, lo que no es muy cómodo.

Además, la aspereza del material de malla puede causar abrasiones en la piel y dañar prendas como los pantalones de vestir. Algunas personas encuentran que esto es una desventaja significativa de la silla de malla sobre sus contrapartes de cuero y tela. Como resultado, es importante verificar la durabilidad de la silla de malla antes de comprarla para su lugar de trabajo.

Ajustabilidad

Las sillas de malla son una opción popular debido a su transpirabilidad, ligereza y comodidad. También se pueden encontrar con una variedad de diferentes características y opciones de ajuste. Es importante elegir una silla con suficiente capacidad de ajuste para sus necesidades, ya que el cuerpo de cada persona es diferente y necesita poder sentarse cómodamente durante todo el día.

Una silla de escritorio de malla debe ser cómoda y ergonómicamente diseñada. Debe apoyar la columna vertebral y la zona lumbar al mismo tiempo que proporciona una buena postura de la cabeza, el cuello y los brazos. También debe tener un asiento acolchado y un respaldo bien ventilado para mantener al usuario fresco, seco y libre de sudor. El usuario también debe poder inclinarse, mecerse y reclinarse según sea necesario.

La malla que se usa en una silla de malla generalmente está hecha de un tejido abierto o cerrado que puede ser duro o suave según el diseño de la silla. Luego, la malla se tapiza con espuma o tela para que la silla sea más cómoda. Una malla de buena calidad será duradera y no se combará fácilmente, pero la malla de menor calidad puede combarse después de un uso frecuente.

Si está buscando una silla de oficina de malla de alta calidad con muchas opciones de ajuste, considere Steelcase Gesture. Tiene un exclusivo soporte lumbar ajustable que realiza un seguimiento de cada movimiento de la espalda del usuario para garantizar una alineación adecuada de la columna. Es un poco más cara que la mayoría de las otras sillas de malla, pero vale la pena la inversión por su comodidad y apariencia. Es una gran opción para cualquier persona que quiera tener un ambiente de trabajo cómodo y atractivo. Su estilo elegante y moderno y su capacidad de ajuste seguramente impresionarán a sus clientes y colegas por igual. También es una excelente opción para un empleado que necesita moverse por la oficina con frecuencia o tiene un trabajo que requiere que esté de pie todo el día.

Diseño

Una silla de malla de buena calidad será cómoda y transpirable. Permitirá que el aire fluya y evitará que se acumule el incómodo calor corporal y la humedad mientras está sentado en la silla durante largos períodos de tiempo. También permite que el asiento y el respaldo se flexionen según su peso y forma, lo que ayuda a evitar puntos de presión e incomodidad. Muchas personas encuentran que una silla de malla se siente más cómoda que una silla de trabajo tapizada o de cuero, porque no se siente tan rígida ni voluminosa. Además, la mayoría de las sillas de malla son menos costosas que las sillas de trabajo tapizadas o de cuero, lo que las convierte en una excelente opción para las empresas con un presupuesto limitado.

Hay dos tipos de diseños de sillas de malla: las que tienen malla abierta estirada a lo largo del marco de la silla y las que tienen asientos acolchados hechos de una mezcla de malla transpirable y tela o vinilo. Las sillas con asiento acolchado tendrán más la sensación de las sillas de oficina tradicionales y son una mejor opción si no está seguro de que le gustará la sensación de una silla completamente de malla.

La GO-99-3-GG es un ejemplo de una silla de malla acolchada de alta calidad. Cuenta con un respaldo que se puede ajustar en altura y profundidad y tiene un soporte lumbar incorporado para ayudar a prevenir la tensión en la espalda. También tiene una base, un cilindro y ruedas resistentes para soportar hasta 500 libras y se puede voltear para reclinarse.

Si está comprando una nueva silla de escritorio de malla, busque una que tenga altura e inclinación ajustables, brazos ajustables y un bloqueo de inclinación múltiple. Esto le dará la mayor capacidad de ajuste y comodidad posible. Además, busque un diseño elegante que complemente sus muebles de oficina existentes y se adapte al estilo de su oficina. Una apariencia elegante y moderna impresionará a los clientes y visitantes y ayudará a sus empleados a lucir lo mejor posible mientras trabajan duro en la oficina.

Limpieza

Un problema común que enfrentan las sillas de oficina es ensuciarse. El polvo y la suciedad se acumulan en la tapicería, dejándola con un aspecto sucio o incluso maloliente. La mejor manera de evitar esto es limpiar la silla regularmente. Puede usar un limpiador regular, como una mezcla de agua y jabón, o una solución de limpieza comercial. Es importante tener cuidado al usar productos químicos, ya que pueden dañar la tela. Si no está seguro de qué solución de limpieza usar, consulte las recomendaciones del fabricante o pruébela en una pequeña parte de su asiento.

Otro método es aspirar la silla para eliminar los residuos sólidos. Esto es especialmente efectivo en una silla de malla ya que los pequeños agujeros en la tela atrapan las migas y otros desechos. Sin embargo, debe tener mucho cuidado al usar el accesorio de la manguera para evitar daños accidentales en la espuma del asiento.

También puedes usar un paño o un trapo empapado en una solución de agua y jabón para limpiar las otras partes de la silla, como el respaldo y el eslabón giratorio. La mejor opción es utilizar una silla de plástico ya que es mucho más fácil de limpiar que una de tela.

También debe tratar de evitar comer en su escritorio, ya que esto aumentará la probabilidad de manchas y partículas de comida. Además, debe limpiar la silla lo antes posible después de un accidente o derrame. Esto asegurará que las manchas no se asienten y mantendrá la silla limpia por más tiempo. También se recomienda que limpie ligeramente la silla todos los días durante 10 minutos o semanalmente para evitar la acumulación de suciedad. Esto también ayudará a evitar que se desarrolle un olor desagradable a moho en la silla.